Como criar a un papillero                           

           

Resumiré lo más básico para la correcta cría de un polluelo de ninfa, agapornis y pyrrhura.

Lo más probable es que nuestra mascotita tenga unos entre 25/30 días de vida, ya que es la edad a la que se suele adquirir un papillero de estas especies . Lo necesario para cuidar de nuestro pollito será:

-Recipiente donde tenerlo : transportin, caja de plástico tuper (transparente), fauna box.....No es aconsejable una caja de cartón ni de madera, puesto que no pasa la luz y es de muy difícil limpieza.

Evolución de un pollito de ninfa, con 6 días, 12 días, 14, 18 y 24 días.

-Calor, para que esté sobre los 27º aproximadamente (manta eléctrica standard, mantita eléctrica especial  para terrarios y aves, bombilla especial  de cerámica que emite calor, piedra de reptil envuelta en un trapo...). La manta eléctrica  es lo más utilizado. Importante: no debe llevar  temporizador, ya que se pararía cada 90m.  Si alguien nos deja una antigua es lo ideal, puesto que antes no las fabricaban con ese sistema. Una manta eléctrica de cervicales o lumbar tiene el tamaño suficiente. Siempre hay que vigilar que no se queme el pollito, por lo que pondremos entre el box y la manta eléctrica  una toalla como precaución.  El calor se debe mantener hasta que esté emplumado por completo, alrededor de los 45 días de vida. Esto es fundamental, puesto que en solo dos horas puede morir de frío.

-Papilla. (Nosotros, dependiendo la especie, usamos las marcas : Harrison, Nutribird, Prety Bird,  Psittacus mini y Kaytee Exact)

-Jeringuilla (sin aguja).

-Material para el suelo del recipiente : viruta de madera ( de la que se usa para hamsters), papel de cocina, o, mejor, ambas cosas.

   

       

Su alimentación será básicamente en estos primeros días, y durante un mes más (aproximadamente), a base de papilla. Esta la podemos encontrar en cualquier tienda dedicada a mascotas. Hay varias marcas en el mercado de  calidad, las que hemos comentado antes. Importante: no comprar JAMÁS la papilla que se da a  pollitos de gran tamaño ( como pollitos de yacos, amazonas, eclectus, etc), puesto que la cantidad de grasa que contiene es demasiado elevada para un pollito de estas especies más pequeñas (agapornis, ninfas, forpus,etc.)  y le podríamos dañar el hígado. Hay que asegurarse  para qué aves está indicada cada papilla.

Una vez  esté el pollito en casa,  pondremos su box en un lugar tranquilo y con poca luz, para que paulatinamente se vaya acostumbrando . Si tiene más de 30 días y está acostumbrado a estar con personas, no será necesario que lo tengamos en penunbra los primeros días.

     

                                                          

Para preparar la papilla, cogeremos un vaso o bol en donde mezclaremos agua embotellada calentada (pero sin quemar) con el polvo de la papilla, hasta conseguir una textura similar a las natillas o la de un yogourt batido. Aconsejamos dejarla unos minutos en reposo antes de dar al pollito, puesto que suele espesar después de preparada. Ante la duda de la textura, mejor darla un poco líquida que espesa, puesto que si está muy espesa le costará de digerir.

                                  

La mejor forma de asegurarse de la temperatura idónea de la papilla es probando unas gotas en la muñeca o antebrazo: tenemos que notar que está calentita, pero que no quema. Si disponemos de un termómetro específico, la temperatura  adecuada que nos debe marcar es de 38º.

Para que no se enfríe la jeringuilla llena (si el pollito es lento comiendo o tenemos más de uno), podemos meter el bol o vasito con la papilla dentro de un recipiente mas grande con agua caliente y tenerlo al baño maría. O bien, la jeringuilla llena de papilla dentro de un vaso con agua caliente, para de esta manera ir manteniendo la temperatura adecuada.

                                                                                                                                                                                   

Las tomas serán 3 al día(si tiene sobre el mes de vida) : mañana, mediodía y noche. Si observamos que el buche no lo ha vaciado del todo cuando  le toque la siguiente toma, tendremos que esperar, puesto que si le diéramos con el buche aún lleno correríamos el riesgo de que fermentase la comida anterior y le produjese un grave problema. Nosotros distanciamos las tomas unas 5/6 horas, para que la digestión sea óptima y el buche esté completamente vacío. Además, si está a 3 tomas, cuanto más espaciadas las demos más nos comerá. Por ejm. a las 8,30h - 14,30h - 21,00h. En el caso de que estuviera a un número mayor de tomas, 4 por ejemplo, respetaríamos un mínimo de 4,30h entre ellas, asegurándonos siempre, antes de alimentarlo de nuevo, de que el buchecito está completamente vacío. Es importante tomar como norma antes de cada toma tocar el buche y observar que ha digerido por completo la toma anterior. En caso que no lo hubiese hecho, lo notaríamos enseguido palpando el buche: es una sensación  similar a la de un pequeño  globo de agua sin acabar de vaciar.

 

       

Pollito de pyrrhura con dos meses. Agapornis fischer decino azul (blanco).

                                                                                                                

                                                           

La cantidad de papilla que le daremos a una Ninfa de 25 días serán 3 tomas de unos 10ml, e ira aumentando con el paso de los días hasta los 15-20ml como máximo . Para Agapornis de la misma edad serán 3 tomas de unos 7-10 ml aproximadamente, teniendo en cuenta que la cantidad exacta siempre nos la marcará el pollito. Muchos agapornis llegan a los 12ml sin problema, mientras que otros no pasan nunca de 10. Si observamos tirantez en el buche deberemos parar a pesar de que nos pida más. Hay algunos que no tienen fin a la hora de comer.....Si por el contrario, no quiere tomarse la cantidad acostumbrada, tampoco debemos de insistir: en la siguiente toma ya comerá con más apetito.  La Pyrrhura ingiere una cantidad de papilla similar a la ninfa, y, como ella, es una auténtica glotona.

      

No debemos guardar nunca papilla antigua, ya que esta fermenta y puede provocar una infección por hongos en el pollito. Por el mismo motivo debemos lavar bien todos los utensilios entre toma y toma, con agua caliente pero sin detergentes.  Hay veces que nos llaman preocupados porque el buche del papillero no ha vaciado por completo, a pesar de han pasado varias horas. Los motivos más frecuentes suelen ser 3 : la última papilla administrada era demasiado espesa, estaba demasiado fría para digerirla bien, se le dió cuando en el buche todavía quedaba de la toma anterior . Hay que tener la precaución de no cometer ninguno de esos tres errores, es muy importante. Otro motivo para una mala digestión puede ser la temperatura exterior : hay que  mantenerlo a una temperatura correcta mientras digiere. No es aconsejable que recién comido se le exponga a una temperatura baja, es mejor dejar que digiera calentito en su fauna box y sacarlo más tarde (sobre todo si es invierno). En el caso de que ocurriera una parada de buche, lo primero es no dar ninguna toma hasta que no vacíe por completo, y, para ayudarlo en el proceso, dar 1 ó 2ml de agua calentita, con o sin manzanilla, además de masajearle suavemente el buche. Si aún así no conseguimos que digiera, habrá que llevarlo al veterinario el cual le  administrará un fármaco para estimular el vaciado  y un antifúngico a modo preventivo.

 

.  Pollitos de Pyrrhura

Cuando el pollito empiece a estar inquieto en su box queriendo salir y agitando sus alitas, ya casi emplumado, será el momento de pasarlo a  ratos a su jaula y comenzar a proporcionarle su primera comida sólida. Esto suele ocurrir a partir de los 30 días de vida (según especie  y carácter de cada ejemplar). No hay inconveniente en empezar a darle comida antes de ese momento, cuando está todavía en el box, si vemos que picotea la viruta. Hay algunos muy precoces que con menos de un mes comen pasta de cría y panizo en rama de forma voraz.

Comenzaremos proporcionándole mijo en rama (les encanta), comida de periquitos o de canarios (ya que es bastante blanda), pasta de cría (nosotros usamos la marca CéDé y Whiten Mollen), pienso (si es que pensamos introducirlo en su dieta habitual),  trocitos de manzana, trocitos de pan .... Todo esto se lo pondremos a una altura a la que el pollito pueda acceder sin dificultad, por ejemplo en pequeños recipientes en el suelo (sirven tapaderitas de poca altura o platitos pequeños de café que tengamos en casa). 

El agua tambien deberá estar a su alcance, pero poca cantidad, por si la vuelca o se mete dentro y se moja (todavía no debe bañarse, tiene que estar completamente emplumado para ello). De todas formas, mientras tome papilla, el agua la ingiere con ella. El paso a la jaula debería ser progresivo, alternando box y jaula hasta que veamos que disfruta de la libertad de la jaula sin temerla. Por ejemplo, podemos dejarlo a dormir en su box y sacarlo la mayor parte del día.

Pollito de pyrrhura iniciándose en el destete

Con el paso de los días veremos que cada vez quiere menos papilla, que las tomas se reducen en la cantidad, pasando a comer 5ml en lugar de los 15ml/9ml habituales. Veremos que come con ganas los 3 primeros ml, y luego sale volando con cierta indiferencia por la papilla. Entonces llega el momento de ir reduciendo tomas, empezando por suprimir la de mediodía. Él será quien nos guie en el destete, rechazando cada vez más la papilla, puesto que cada vez se alimentará mejor por si sólo. La siguiente toma en eliminar será la de la mañana, y mantendremos la de la noche hasta que también la rechace. Nosotros  mantenemos la de la noche el máximo de tiempo posible, puesto que un aporte extra nunca viene mal en esa etapa del crecimiento. Por el mismo motivo les damos pasta de cria  desde el principio y la mantenemos para siempre: es un alimento con un  alto contenido en proteínas que ayudará a que su salud sea óptima a lo largo de toda su vida.

       

Sobre los dos meses la mayoría están destetados por completo, pero el que se adelante o se retrase no supone ningún problema, ya que no todos tienen un comportamiento idéntico.

               

 

         

 

                                                                                                                   

Y por último y no menos importante, para tener la mascota ideal, hay interactuar mucho con ellos desde bebés: jugar con ellos, acariciarlos, hablarles, silvarles canciones (ninfas), repetirles palabras (Pyrrhuras y Ninfas), dejar que se posen en el hombro, enseñarles a acudir a llamada, etc....., os asombraréis del resultado.